¡Únete a Community of Insurance!

Descubrimiento curioso en un paseo estival

Fecha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on whatsapp

(Tengo un amigo que hace unas magníficas fotos y además conoce muy bien la naturaleza. Sus caminatas por los Pirineos, por los Picos de Europa o por los Alpes son parte de su vida, igual que sus largos viajes a cualquier parte del mundo. No quiere que aparezca su foto ni su nombre completo. Espero convencerle para darse a conocer en estas crónicas estivales de mi blog. Mientras tanto le llamaremos Azor Alegre. A continuación nos comenta lo que le pasó en un paseo mañanero y nos pide que le digamos si a alguien conoce un caso similar al que él ha descubierto. Mientras no se dé a conocer podéis mandar los comentarios al blog y yo se los haré llegar).

Han llegado el verano y su calor. También con el calor suelen llegar las ansiadas vacaciones o por lo menos un periodo más distendido, en el que podemos hacer cosas que habitualmente no hacemos. Una sana costumbre es dedicarle tiempo a la siesta y al paseo. Da gusto salir a caminar, dejando los problemas aparcados en el maletín, con la mente abierta y los oídos atentos a los sonidos que normalmente no escuchamos. El canto de los pájaros, el rugir del mar en los cantiles o el susurro de las hojas en los bosques. Bien es cierto que muchos utilizan los paseos de verano para urdir las estrategias comerciales del otoño, pero de esos casos perdidos hoy no vamos a ocuparnos. En el pecado llevan la penitencia.

Lo que me da cierta pena es la pereza literaria que se va apoderando de muchos de nosotros. Hoy, lo normal al hablar, es decir que había un pájaro cantando posado en un árbol del campo. Son pocos los que pueden describirlo con precisión. Lo que había en realidad era un jilguero, derramando sus trinos desde la copa de un fresno. Y todo esto se produce porque tenemos cada vez menos contacto con la naturaleza. Ya muy pocos saben diferenciar un fresno de un encino y ya no digamos si hay que distinguir entre la curruca capirotada y el camachuelo común. Lo mismo sucede con las florecillas silvestres (1) que jalonan los senderos o tapizan los prados desde la primavera al otoño.

Foto (1)
Foto (1)
Pero a poco que abramos los ojos podremos disfrutar el doble en nuestros plácidos paseos.

Os propongo un sencillo entretenimiento. Si salimos ahora a caminar nos encontraremos, adornando los bordes de los caminos, unas florecillas azuladas que se abren profusamente, a tramos, en unos tallos erectos, semileñosos, en espaciados rosetones de 3 ó 4 cm. de diámetro. Son las achicorias (2).

Foto (2)
Foto (2)

Posiblemente pasemos a su lado como lo hemos hecho cientos de veces, sin prestarle la más mínima atención. (3)

Foto (3)
Foto (3)

Pero si la miramos pausadamente, nos daremos cuenta del prodigio de su color y su forma, de la perfección de sus simetrías y ya jamás la veremos como una flor insignificante. También sorprende la belleza de sus estambres, con la antena partida en dos, ofreciendo su jugoso polen a los insectos libadores. O el color azulado de sus pétalos alargados que finalizan en cinco puntitas.

Pero no siempre es así. En mis largos paseos he llegado a ver unas achicorias…blancas (4).

Foto (4)
Foto (4)

No, no es ningún truco del Adobe Photoshop. Eran realmente blancas. En todo lo que he podido leer sobre la achicoria, se habla siempre de flores azules, así que tenemos que estar ante una variedad albina, una mutación circunstancial. Si la comparamos con la azulada vemos que son exactamente la misma planta (5). El polen es blanco en las dos variedades y comparten la forma del estambre y la antena y los pétalos de ambas terminan en cinco puntas. La verdad es que fue como esa chica de los sueños, la ves un día y ya no vuelves a verla más.

Foto (5)
Foto (5)

Si alguno viera otra similar me gustaría que compartiera conmigo la experiencia. Hasta entonces un abrazo.

Azor Alegre

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on print
Print
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Únete a Community of Insurance!

Artículos
relacionados