¡Únete a Community of Insurance!

Puestas de sol diferentes, creatividad y control de las máquinas.

Fecha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on whatsapp
Mi amigo Javier

Estimado Carlos: Tal y como te prometí, voy a seguir dando ideas a nuestros comunes amigos, para que enriquezcan sus colecciones fotográficas.

Bien es verdad que los sicólogos dicen que la actividad de coleccionar es, en cierta medida, un retorno a la infancia.

Bueno, pero tampoco es tan grave, yo tengo de la infancia un agradable recuerdo.

Y me consta que a muchos sicólogos les encanta coleccionar ( por lo menos billetes de 500 euros).

Así, que reanudando el asunto de los motivos fotográficos estimulantes, hoy te propongo uno que por ser tan clásico no precisa presentación. Se trata de las puestas de sol. (B1) .

b1

La puesta de sol es ese momento soñador en que algunos dejan vagar la imaginación, pensando que el sol siempre se marcha a ese lugar lejano donde a todos nos gustaría ir, donde reinan la paz y la felicidad, lejos de las miserias de lo cotidiano. Cuando, al igual que a los antiguos, nos asalta la duda de si volveremos a verlo brillar otra vez.

Y en contra de lo que alguno pueda pensar, -debido a sus horarios de trabajo-, el sol se pone todos los días, aunque no estemos “allí” para verlo. En invierno a las 6 y en verano a las 10.

Ya sé que he dicho una perogrullada, tranquilo, lo que quiero poner de manifiesto es que las puestas de sol, ese derroche de rojos, rosas y amarillos, no se sacan únicamente en vacaciones. Ahora en estos días de viento sur, que despeja el cielo y lo limpia de contaminación, pueden salir preciosas. (B2)

b2

Para sacar una puesta de sol, hacen falta pocas cosas. El sol buscando el camino del horizonte, una cámara digital corriente…y un fotógrafo acechante.

Y aquí comienzan los dilemas.

Si disparamos muy pronto, el sol queda muy alto y hay demasiada luz blanca  (B3).

b3

Si esperamos mucho, casi se nos oculta y queda algo oscura. (B4).

b4

También conviene vigilar el reflejo del sol; si está en el agua realza la puesta (B5)

b5

Aunque también puede quedar bien a pesar de haber desaparecido su estela (B6)

b6

Ahora voy a contarte algo de las cámaras.

Las digitales tienen la enorme ventaja de que vemos en el acto el resultado de la fotografía.

No necesitamos esperar a que nos revelen el rollo para llevarnos el chasco. Si la hemos hecho mal, nos da tiempo a corregir en el acto, antes de que el sol desaparezca. Los que hayan tenido el valor y el tiempo de leerse el libro de instrucciones de la cámara, tienen ventaja. Y si no, a jugar con los botones. O con el enfoque; no es lo mismo enfocar al sol (se cierra el diafragma) que enfocar al mar o a lo más oscuro ( se abre).  Cuando  se cierra un poco el diafragma, salen más oscuras, más dramáticas, y a algunos nos gustan más. (B7)

b7

También quería decirte que el mar es buen escenario, pero la montaña no le va a la zaga(B8) sobre todo si se está más alto que el sol. Desde abajo no suelen quedar tan bien porque el sol se oculta a la vista, entre montañas, todavía muy alto, cuando aún tiene mucho brillo.

b8

Y por último cuando el sol ya se ha marchado en busca del merecido descanso, a veces queda una luz crepuscular que también tiene su encanto y es merecedora de atención. (B9)

Bueno Carlos, esta vez he sido muy predecible, porque la idea de sacar puestas de sol se le ocurre a todo el mundo.

No tanto el coleccionarlas que es lo que yo te propongo.

La próxima vez espero poder sorprenderte (aunque ya sé que es difícil ).

Un abrazo.

Javier

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on print
Print
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Únete a Community of Insurance!

Artículos
relacionados