¡Únete a Community of Insurance!

Crónica de un concierto memorable de Bruce Springsteen (Donosti)

Fecha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on whatsapp

Escribe: Carmen Pérez

Ayer, en el concierto de Bruce Springsteen en el estadio de Anoeta de San Sebastián,  se confirmó lo que ya sabíamos: Asistir a un concierto del Boss, enérgico y pasional, como siempre, es disfrutar de la buena música que nos ofrece, espléndidamente arropado por una potente y altamente profesional E Street Band, que  es capaz de reinventarse en el acompañamiento a un cantante de raza, en la mejor tradición de la música americana moderna que hunde sus raíces en esa mezcla afroamericana y europea tradicional.

45.000 incondicionales disfrutamos  durante 3  horas de  una sucesión de novedades de su nuevo álbum Wrecking Ball,  trufadas de los clásicos , que todo el mundo corea a una sola voz, sin que faltaran Born to run o Dancing in the dark.

La noche amenazaba tormenta, de hecho el concierto empezó con un Who´ll stop the rain? (¿Quién parará la lluvia?), pero ni los truenos ni la lluvia, casi constante  durante todo el concierto , consiguieron  reducir nuestro entusiasmo y participación, como un coro más del espectáculo.

Wrecking ball, su nuevo álbum, es un alegato, lleno de fuerza,  contra la maldita crisis, fruto de las injusticias, mentiras y engaños que azotan, de manera brutal, a muchos ciudadanos de a pie de Estados Unidos y Europa, con un mensaje de “saldremos de esta” reflejado en una de las canciones.

Bruce y su equipo no dejan nada a la improvisación, todo está muy medido en sus conciertos, la puesta en escena, la luminotecnia, el sonido, los coros ( más protagonistas que nunca), los músicos ( con una sección de viento impresionante) y por supuesto su intervención, que es constante durante los 180 minutos¡ no para!

Bruce Springsteen ayer se “mojó“, chorreaba agua, porque salió de su protección del escenario y se mezcló completamente con el público, que no notaba la lluvia, y llegó a bailar con tres niños que saltaron a la pasarela; uno de ellos hasta tarareó con él una de sus viejas canciones.

Al terminar, regresando a mi casa de Hendaya con Carlos, volvieron mis pensamientos a la realidad del momento: Esos chapuceros y corruptos que engañan a los ciudadanos para beneficiarse ellos, esos dirigentes incapaces que se ponen a resolver lo que desconocen y que mantienen una total opacidad de información y la justifican en aras de conservar  la confianza y la estabilidad cuando éstas ya están perdidas. Es preciso un gran movimiento ciudadano que obligue a los dirigentes, europeos y españoles, a un gran pacto global sobre lo esencial… Y lo esencial son las personas y unos valores que hemos perdido: Credibilidad, lealtad, esfuerzo, solidaridad, cumplir con los compromisos..

Tenemos que ponernos el buzo, mancharnos de grasa si queremos salir de esta crisis, no hay otra solución, pero que se marchen los políticos ineptos y ocupen sus puestos los que tengan capacidad de sacrificio y de dirección.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on print
Print
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Únete a Community of Insurance!

Artículos
relacionados