¡Únete a Community of Insurance!

Conocer el cerebro para mejorar las capacidades personales de gestión

Fecha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on whatsapp

Santiago Rivero(N.E. Como decíamos anteriormente, vamos a publicar una serie de ensayos sobre El conocimiento del cerebro y la mejora de las capacidades personales. El primero se titula «Tú, de quien tanto ignoras» se puede leer a continuación. Las investigaciones recientes sobre la neurociencia están entrando paulatinamente en el mundo de la empresa, el neuromanagement y el neuromarketing son pilares innovadores de una empresa más eficaz y eficiente. El resumen del ensayo completo se puede descargar desde aquí. Asimismo recomendamos la visualización y descarga de la eletter “Neuromarketing en la empresa aseguradora» donde varios autores tratan sobre esta interesante materia. Otras publicaciones en el blog sobre la materia: Neuromarketing, fusión de marketing y ciencia, Good books, «sácale partido a tu cerebro», Una nueva era en el posicionamiento de los productos)

Escribe: Santiago Rivero, Ingeniero industrial

No es ninguna novedad decir que la neurociencia está avanzando actualmente a una velocidad sin precedentes, como tampoco lo es el hecho de que los descubrimientos en este campo están suscitando un creciente interés en una gran variedad de disciplinas y áreas del conocimiento, hasta el punto de que lo “neuro” informa y tiñe muchas de ellas, como son las de la sicología, la educación, la religión, el marketing, la economía, la gestión, el arte…; la relación es extensa y cada día se amplía más. Evidentemente, la neurociencia se ha ganado un lugar en el foco de atención de la sociedad, especialmente en los entornos más implicados en el avance del conocimiento. La razón de ello es que ha encontrado una serie de hallazgos que permiten una mejor comprensión del modo en que nos comportamos las personas y los fundamentos de este comportamiento, que en no pocas ocasiones desmontan paradigmas tradicionales en lo que se refiere a nuestra naturaleza y a la forma en que actuamos.

En este artículo se exponen algunos aspectos en los que la imagen que tenemos de nuestra actividad mental, que aunque percibida, es equivocada. Entre ellos figuran los siguientes:

  • La memoria y los recuerdos. Frente a nuestra percepción de que estamos dotados de una memoria única, la realidad es que contamos con una variedad de memorias, como se desprende del hecho de que alguna de ellas puede resultar dañada y dejar de funcionar, mientras que las restantes siguen comportándose normalmente. Se mencionan las características de las principales memorias, como son la memoria a corto plazo o memoria de trabajo y la memoria a largo plazo; la memoria procedimental, que es de tipo implícito; la memoria declarativa, que es de naturaleza explícita y que incluye la memoria episódica y la semántica; las memorias relacionadas con distintos tipo de aferencias sensoriales, como olores, colores, sabores, texturas, etc. Es decir, lo que percibimos como nuestra memoria, es en realidad un conjunto de diversas memorias, que incluso se ubican en distintas partes de cerebro.
  • La falta de conciencia y la irracionalidad de algunos de nuestros procesos de decisión. Según las teorías económicas clásicas, las personas actuamos de forma racional para lograr el máximo beneficio, pero varios experimentos ponen de manifiesto que no siempre actuamos de forma racional, ni nuestras decisiones se orientan a la maximización del beneficio económico.
  • Las falsificaciones de nuestro reloj mental a la hora de establecer la cronología de nuestras percepciones. Al a hora de clasificar en qué orden percibimos dos sucesos próximo de la misma o distinta naturaleza, nuestro cerebro trastoca a veces el orden real en el que las aferencias sensoriales correspondientes llegan a él.
  • Movimientos que iniciamos antes de que tengamos conciencia de que queremos ejecutarlos. Se cita el experimento de Libet, que ha dado lugar a un vivo debate con trasfondo filosófico y moral.
  • La falsa idea que tenemos de la compleja estructura de nuestro “Yo”. Esa percepción tan clara que tenemos de la naturaleza monolítica de nuestro yo, con sus diversos atributos característicos, se desmonta cuando vemos los efectos de ciertas lesiones o disfunciones cerebrales, que hacen tambalearse esa concepción, aparentemente innata, que tenemos de nuestro “Yo”.
    • Finalmente, se hace referencia a varios de los crasos errores en muchos de nuestros procesos de percepción, cuya puesta en evidencia resulta muy sencilla. No percibimos la realidad, sino la interpretación que hace nuestro cerebro de las aferencias sensoriales. Debemos por tanto ir con mucho cuidado a la hora de dar por sentado que lo que hemos visto u oído es lo que está ahí fuera, en el mundo que nos rodea.

La conclusión es que en las prácticas relacionadas con la gestión de las personas nos basamos, en muchos aspectos, en una concepción errónea acerca de cómo somos y nos comportamos. Para mejorar dichas prácticas, sería preciso partir de unas bases científicas bien fundamentadas, cosa que hasta cierto punto está en condiciones de aportar el actual estado de los conocimientos de la neurociencia, como ya se está haciendo en mayor o menor grado en ciertas áreas de la sociedad. Resulta llamativo que un colectivo que, hasta el momento, no ha manifestado especial interés en estas cuestiones es el constituido por las empresas, cuando de hecho éstas podrían beneficiarse en gran medida de un conocimiento más realista de la naturaleza y el funcionamiento de sus recursos humanos. Por ejemplo, sería probablemente muy provechoso mejorar, con el apoyo de los conocimientos que la neurociencia puede brindar, las actuales prácticas relativas a cuestiones como:

  • Los procesos de aprendizaje y las técnicas para aprender de una forma más eficiente, referidos a las diferentes categorías de conocimientos que se emplean en los diversos aspectos de la actividad de una empresa.
  • La imaginación y la creatividad, que constituyen cuestiones de gran interés práctico, aunque de momento se tiene escaso conocimiento de las estructuras cerebrales en las que se basan y de los fundamentos científicos de su funcionamiento.
  • Todo lo relativo a las capacidades ejecutivas y a la visión y planificación de las estrategias  que se diseñan para anticiparse al futuro.
  • El liderazgo, la motivación y la movilización e integración de las voluntades individuales.
  • El uso eficiente de los conocimientos disponibles para su aplicación a la consecución de resultados concretos.
  • El desarrollo de habilidades para la resolución de problemas.
  • La comunicación y los diversos mecanismos que intervienen, de forma consciente o inconsciente, en ella.
  • La integración de las capacidades individuales para aumento de la eficiencia del trabajo en colaboración o en equipo.

El artículo “Tú, de quien tanto ignoras” tiene por finalidad poner de manifiesto una serie de importantes aspectos de nuestra identidad, de los que tenemos una percepción muy clara, pero muy equivocada.

En otros artículos que seguirán a este primero se analizarán con más detalle algunos de los aspectos que se mencionan en éste, para finalmente terminar llamando a las empresas a participar en proyectos de I+D+i dirigidos a desarrollar unas mejores prácticas relativas a la gestión de personas, con el apoyo de los conocimientos que puede ofrecer la neurociencia.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on print
Print
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Únete a Community of Insurance!

Los datos personales facilitados y cualesquiera otros generados durante el desarrollo de la relación contractual o comercial que mantengamos, serán tratados por COMMUNITY OF INSURANCE, S.L. La finalidad del tratamiento es gestionar y generar tu perfil profesional en nuestras aplicaciones y redes, gestionar los distintos servicios que proporciona el sitio web, y promover u organizar las actividades o eventos que desarrollemos, con el objetivo final de favorecer a la interrelación entre profesionales. Dicho tratamiento se basa en su consentimiento, en la relación contractual o comercial existente entre las partes, y en nuestro interés legítimo. Se podrán ceder datos a terceros para la prestación de servicios auxiliares, el cumplimiento del contrato, o por estricta obligación legal. Se podrán realizar transferencias internacionales de datos, a países con el mismo nivel de garantía.. Puede, cuando proceda, acceder, rectificar, suprimir, oponerse, así como ejercer otros derechos, tal y como se detalla en la información adicional y completa que puede ver en nuestra política de privacidad.

Artículos
relacionados